¡EL DANCE SIGUE EN CARRERA!
Creamfields Buenos Aires 2008

Entrevista SAB 08 NOV 2008 2008

La octava edición de Creamfields tuvo lugar el sábado 8 de Noviembre de 2008 por segunda vez en el Autódromo de la Ciudad de Buenos Aires. Con un variado line up, pero sin ningún claro headliner, el festival de música electrónica más convocante en nuestro país volvió a reunir a una cantidad muy importante de público (se calculan unos 50.000 asistentes), confirmando su sostenida vigencia.

Creamfields 2008

Un punto interesante a destacar ha sido que en esta ocasión se ha podido ver una gran afluencia de extranjeros (tanto de países limítrofes como de locaciones más remotas) , lo que confirma la posición que tiene este evento dentro del fenómeno global de la música electrónica, un factor que pareciera garantizar la realización del mismo por incontadas nuevas ediciones.

Como anticipáramos anteriormente, si bien el line up no contó con un headliner de envergadura, la propuesta fue bastante variada, conformando una interesante mixtura de estilos musicales.

Así, por el escenario principal pasaron desde Bajofondo (con Gustavo Cerati) hasta el cierre a todo remix de la mano de Erick Morillo, pasando por la nostalgia de 808 State, las movedizas orejas de Deadmau5 y los también interesantes shows en vivo de Simian Mobile Disco, UNKLE y Booka Shade.

Pero lógicamente había espacio para mucho más. La gigantesca carpa Cream Arena (abierta a los costados desde su inicio) tuvo sus momentos más festejados con la presencia de Hernán Cattáneo, Satoshie Tomiie, Steve Lawler y Martín García; y en el resto de las carpas se vivieron momentos festivos con Roger Sanchez, David Guetta y Cassius; sonidos "de culto" provistos por Derrick May, Carl Craig, Radioslave, Angel Molina y Spitfire; algo de vanguardia generada por Apparat, Gui Boratto, DJ T, M.A.N.D.Y. y Carlos Alfonsín; y una dosis de desfachatez en las presentaciones de Modeselektor, Nightmares on Wax, Boys Noize, New Young Pony Club, los polémicos Crystal Castles (cuya opinión recomendamos leer a continuación) y el rapero cierre de Bad Boy Orange.

Sin dudas, Creamfields es un festival fuera de la escala de la música electrónica local. Su poder de convocatoria y su diversidad de asistencia claramente lo diferencian del resto de propuestas de la escena vernácula, de la que parece, por momentos, ni siquiera formar parte.

De todos modos, un año más el festival ha dejado su huella por estas tierras, y siempre es positivo ver tanta gente disfrutando de esos beats que no dejan de hacernos vibrar.

A continuacón presentamos las opiniones de muchísimos de los protagonistas de esa tarde/noche, tanto locales como del exterior, así como también de varios de sus colegas, que nos permiten tener una visión del evento desde el lado de los artistas.

 

.