16 JUN AL 18 JUN 2005
Sónar Barcelona 2005: Vanguardia para todos

Entrevista 2006

Sónar 2005 Barcelona, España
Festival Internacional de Música Avanzada y Arte Multimedia
Vanguardia para todos


Matthew Herbert - Plat du jour


Matthew Herbert - Plat du jour


Matthew Herbert - Plat du jour


Matthew Herbert - Plat du jour


Matthew Herbert - Plat du jour


Matthew Herbert - Plat du jour


Matthew Herbert - Plat du jour


Matthew Herbert - Plat du jour


Radian


Radian


The Incredible Beatbox Band


The Incredible Beatbox Band


SonarDome


Sonar Dome


General Electric


General Electric


SonarMática


Sonar Mática


SonarMática


Sonar Mática


SonarPro


Sonar Pro


TowAtom


TowAtom


Atom Heart


Atom Heart


Towa Tei


Towa Tei


Basteroid


Basteroid


Ada


Ada


2020 Soundsystem


2020 Soundsystem


Magda y Troy Pierce


Minimize to Maximize: Magda vs Troy Pierce


Mathew Jonson


Minimize to Maximize: Mathew Jonson


Richie Hawtin


Minimize to Maximize: Richie Hawtin


Chemical Brothers


Chemical Brothers


Roisin Murphy


Roisin Murphy


Jamie Lidell


Jamie Lidell


Cut Chemist


Cut Chemist

Concebido hace más de doce años como un evento dedicado a difundir "lo avanzado" en materia de música electrónica y arte multimedia, el reconocido festival internacional Sónar ha servido durante su evolución como una plataforma de proyección y experimentación para figuras indiscutidas de la electrónica mundial como Laurent Garnier, Richie Hawtin, Matthew Herbert y Jeff Mills, entre otros.

Sin embargo, ante la creciente audiencia proveniente de diversos rincones del planeta, los organizadores se han visto obligados a contemplar cada vez más los gustos masivos sin dejar de lado la novedad. En la búsqueda de ese equilibrio, el año pasado -entre el 16 y el 18 de junio- los Chemical Brothers, el fenómeno en boga M.I.A. y los exquisitos live sets de Jaime Lidell, Marc Houle, Basteroid y Ada coexistieron y se intercalaron con una vasta programación repartida en tres días y dos noches.

El Sónar de Día

Con su sede principal repartida entre el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y el Museo de Arte Contemporáneo (MACBA), la propuesta diurna -plagada de instrumentos- tuvo un tinte más experimental. Así, la fuerte presencia de numerosas bandas en los distintos escenarios reforzó la tendencia de los últimos años de darle mayor espacio a la difusión de la música concebida de una forma más orgánica.

En esa línea, el primer show que podemos destacar fue el proyecto del inglés Matthew Herbert bautizado Plat du Jour. El destacado y ecléctico productor subió al Escenario Hall con un baterista, dos programadores, una cocinera y su ayudante -todos con su respectivo delantal-, para ofrecer un show a base de sampleos de sonidos hechos con distintos utensilios y artefactos de cocina (desde ollas, bowls, y latas hasta una aspiradora, y un largo etcétera). La escenografía, dentro de la cual se destacaba la batería hecha con bidones plásticos y cajas de cereales, incluyó tuppers-lámparas y una mesa servida. Los beats entrecortados de este experimento techno-ambiental se mezclaron con el aroma de la cocina en vivo para ofrecer una original experiencia gourmet-musical.

En ese mismo escenario, el trío austriaco Radian reiteró su propuesta electrónica-ambiental conjugada con rock experimental, que tantos aplausos le hizo merecer diez días antes en el festival MUTEK de Montreal.

Por otro lado, en el escenario al aire libre SonarVillage, una de las primeras bandas en presentarse fue Cycle. Electrorock con mucha actitud punk fue el cóctel con el cual esta ascendente agrupación española -que canta en inglés- brindó con un público expectante, que a partir de ese momento comenzó a despertar.

Ya bastante despierto, al público le tocó quedarse atónito en ese mismo lugar ante la presentación de la The Incredible Beatbox Band. Integrada por tres japoneses expertos en el arte de reproducir música con el sólo uso de su garganta y su voz (o beatboxing), el "set" continuo que ofreció esta más que increíble banda incluyó un cover de Seven Nation Army (de White Stripes) con mezclas de dancehall y drum & bass.

Otra banda que se destacó en el SonarVillage fue la canadiense Mocky, que presentó su última producción Are+Be. El rapero del mismo nombre -junto a un dj scratcher/performer, un bajista, una cantante y un baterista- presidió un entretenido show a base de R&B con influencias dance y pop.

En el espacio denominado SonarComplex el dúo de japoneses conocido como World's End Girlfriend ejecutó un histriónico show de rock con distorsiones electrónicas que sumó puntos para considerar a este escenario como el más experimental de todos. Allí, el inglés Matt Elliot presentó Drinking Songs, su segundo álbum solista. Los sampleos y loops de su guitarra -técnica que también utiliza Juana Molina en vivo- fueron matizados con su voz y la batería o el cello a cargo de su compañero musical.

Entre los artistas que desfilaron por el escenario SonarDome, un espacio adyacente al MACBA ganado carpa mediante, se destacaron los presentados por el sello suizo Compost: el dj Alex Atthias con un sólido set de techno minimalista excedido en groove, y la banda francesa General Electrics con una potente muestra de electro-funk en vivo.

También en el SonarDome, los daneses WhoMadeWho -del sello alemán Gomma- despacharon su house-rock de batería, guitarra y bajo agitando al público con su archi-difundida versión del hit Satisfaction de Benny Benassi.

SonarLab, Sonarama, SonarMàtica y SonarCinema fueron otros de los espacios destinados a las actividades diurnas, donde fue posible asistir a shows, conferencias, proyecciones de imágenes o simplemente disfrutar de instalaciones y presentaciones de arte digital y multimedia.

Entre éstas propuestas se destacó la programación de Sonarama del día inaugural, que incluyó al argentino Sebastián Litmanovich (Cineplexx) junto al español Alex Beltrán (aBe). Juntos presentaron ante la paciente audiencia sentada en el suelo del Centro de Arte Santa Mónica un particular documental acerca de "La Danza Sincronizada de los Cacahuetes Magnéticos", musicalizado en vivo por el argentino Sebastián Kramer (guitarrista original de Jaime Sin Tierra). La performance experimental -plagada de insólitas investigaciones y testimonios- sirvió de preámbulo a una nueva incursión audiovisual de Laurent Garnier denominada Cinemix. El versátil artista francés mezcló durante casi una hora y media sonidos experimentales para ambientar la continua proyección de imágenes capturadas alrededor del mundo entre 1910 y 1920 por diversos cineastas y fotógrafos para el proyecto "Archivos para el Planeta", de Albert Kahn.

Por otro lado, SonarPro fue el tradicional espacio reservado para los profesionales del medio, donde en forma de feria discográfica se agruparon sellos (el local Casa del Puente dio el presente una vez más), revistas, agencias, clubs y promotores de todo el mundo para ofrecer sus diferentes productos y servicios.

Fuera del CCCB y el MACBA, a modo de un espacio satelital como el Centro Santa Mónica, funcionó el Auditori de Barcelona con igual programación durante dos anocheceres estivales. Por tercer año consecutivo la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Cataluña compartió allí el imponente escenario para experimentar combinaciones con artistas como los estadounidenses DJ Rupture (que hizo scratching sobre las composiciones del vienés Antón Webern) y el cantante-MC Doseone (que recitó y gesticuló teatralmente sobre dos piezas del mismo compositor). Por último, el primer bloque dedicado a los artistas sonoros se cerró con una especial fusión musical: la de dos piezas escritas por el Director Pedro Alcalde y Sergio Caballero, con otras dos piezas interpretadas en simultáneo por Richie Hawtin, un completo artista que cada vez gana más adeptos en Buenos Aires. Con una base techno predominantemente oscura -atribuible al alter ego Plastikman del canadiense- la propuesta ratificó la serie de estrategias ideadas por los organizadores para dotar a un festival cada vez más masivo de ciertas ofertas no convencionales que mantengan su espíritu innovador.

El Sónar de Noche

Con su sede ubicada en el predio de la Feria de Gran Vía 2 (un enorme lugar al estilo del Centro Costa Salguero), durante la noche la pista de baile fue la gran protagonista. Ya sea mediante ritmos hip hop, techno, house, electro o dancehall, entre otros, la gran masa de asistentes eligió entre el SonarClub, el SonarPub o el SonarPark para instalarse a bailar.

En el SonarPub, un gran espacio al aire libre, se pudieron ver y escuchar a algunos de los artistas más interesantes. Uno de los primeros en sonar ahí fue el combo TowAtom (Towa Tei + Atom Heart), que luego de estar durante un tiempo intercambiando mensajes vía e-mail, apenas se conocieron personalmente se "retaron" a un duelo de improvisación. El resultado, luego de una media hora introductoria de acid techno a cargo del legendario Uwe Schmidt (el verdadero nombre de Atom Heart), incluyó tomas del infaltable Groove is in the Heart de DeeLite y una nueva versión del hit noventoso Pump of the Jam.

En el mismo escenario, el showcase del sello alemán Areal presento los atractivos live sets de Basteroid y Ada. Respectivamente, ambos artistas dispararon golpes secos de techno-minimalista con una pizca de acid, y pequeños condimentos orgánicos con mucho groove. Vale destacar las muy buenas imágenes que sirvieron de fondo a ambas performances.

El 2020 Vision Soundsystem puso al dueño del sello inglés, Ralph Lawson, con su PowerBook y un midi controller al mando de un "sistema de sonido" formado por un percusionista, un bajista y un operador de un sintetizador análogo Korg MS2000 (estos dos últimos son los marplatenses Fernando Pulichino y Julián Sanza, también conocidos como los productores Silver City). Con un sonido fresco que rescató elementos del house y del funk, la síntesis lograda en su jam en vivo proporcionó la esencial continuidad de pista de un dj set.

Como un cierre inmejorable, este espacio contó con las presentaciones de los artistas de Minus. Bajo el lema Minimize to Maximize, el showcase del sello de Richie Hawtin presentó primero a Magda y a Troy Pierce, que hicieron un impecable warm up back to back con bandejas y laptops. Después fue el turno de Marc Houle, con un excitante show en vivo que sirvió de preludio para el de Mathew Jonson, uno de los artistas más esperados. Con un set cuya esencia techno-groovera estuvo salpicada de arpegios de origen trance y ruidos experimentales y orgánicos de gran profundidad, hizo delirar a toda una multitud que esperaba al responsable del sello. Así, el dj canadiense más destacado de la escena internacional cerró la última pista del festival con un efectivo set de techno hipnótico inspirado en el tradicional sonido de Detroit.

En el inmenso y cubierto SonarClub, la estrella indiscutida del público fue el potentísimo show de los Chemical Brothers. Con la asombrosa compaginación visual, de luces y lasers que caracterizan su performance, recorrieron toda su discografía pasando por su último gran single, Push the Button, el clásico Block Rockin' Beats, The Private Psychedelic Reel y el hit Golden Path.

En el mismo escenario los 2 Many DJs despacharon eclécticas seguidillas de gran efectividad como la del remix de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club seguido por el It doesn't matter de los Chemical Brothers, y el mega-hit Gehts Nocht? de Roman Flugel. Allí también Miss Kittin tomó el micrófono para acompañar su set cantando sobre algunas de sus electro-producciones, y Luke Vibert (del "aphex-twinesco" sello WARP) despachó un techno ácido y agudo en vivo. El cierre final estuvo a cargo de la alemana Ellen Allien -mentora y dueña del sello berlinés Bpitch Control- que se valió de un techno con muchos breaks y sonidos "rotos" para despedir al público más masivo.

En el SonarPark, una pista también cubierta, la ex-cantante de Moloko, Roisin Murphy, fue una de las primeras en subir a escena. La presentación de su disco debut como solista, Ruby Blue (producido por Matthew Herbert), fue una buena excusa para amenizar a la audiencia más relajada con un singular cóctel de jazz, pop y dance.

Después de Roisin, Jamie Lidell ofreció un show de excelente performance. Con la activa intervención de Pablo Fiasco, el realizador de las imágenes, este excéntrico inglés de Cambridge se desplazó inquietamente por el escenario cambiando sombreros y prendas. Con un frondoso background musical e instrumental, el principal soporte de su show fue la sorprendente habilidad para manejar su voz, tanto como beatboxer -traducida en sampleos y loops que oficiaron de base para guitarras, panderetas o teclados-, como para cantar temas dignos de un crooner siglo 22. Definitivamente una actuación memorable.

El show del artista identificado como Soft Pink Truth fue una suerte de muestrario de sonidos y vestuarios electro-kitsch en clave sado. Acompañado de videos softcore, su intenso show estuvo cargado de un humor que constantemente bordeó la trasgresión.

Otros shows que se destacaron en el SonarPark fueron el infalible set de casi tres horas a cargo de Laurent Garnier, el set de hip-hop plagado de turntablism a cargo de Cut Chemist, y la esperada M.I.A. con su mezcla de hip hop, dancehall, electro-funk y bases símil-reggaeton.

En pocas palabras podríamos decir que voces, instrumentos y actitud tendieron a unir en esta edición a la cultura electrónica con otros géneros, demostrando que tienen más para aportarse e influenciarse entre si, que para diferenciarse... Definitivamente una buena forma de ensanchar la cultura musical.

Texto y fotos: PoLee, exclusivo para Buenos Aliens.

Más info:
www.sonar.es
www.cccb.org
www.macba.es
www.cacahuetes.net
www.auditori.org
www.thecloudmakingmachine.com

.